Venezuela nos duele

0

Autor Carlos Marquez-

Lo mismo que una herida cuando te llega hasta el hueso, Venezuela me duele. Le duele al cuerpo sociopolítico hispanoamericano y caribeño.

No es para menos, Venezuela fue el principio, el origen de la lucha contra el otrora imperio español.

Venezuela fue colonia y en esa colonia nació aquel criollo hijo de Españoles, a quien reiteradamente España le negó , precisamente, por haber nacido en la colonia, el derecho ganado de convertirse en oficial del ejército del referido imperio. Me refiero al general, Francisco Miranda. Siendo soldado se destacó por su valor e inteligencia en la guerra de España contra Marruecos.

Tuvo que comprar su oficialato y, pasó a servir como oficial en la colonia de Cuba, donde sufrió los horrores de los esclavistas y desertó el día primero de junio para desembarcar en la balandra Prudent la noche del 10 de junio de 1783, en Newbern, Carolina del Norte para ir a pelear al servicio de los colonos independentistas estadounidenses que desde 1872 luchaban contra el entonces, imperio inglés.

Con el grado de general ganado en la pelea por la independencia en la patria de los hermanos Adams, tras el estallido de la Revolución francesa, Miranda volvió  a surcar los mares y en la actualidad figura entre los gloriosos generales que acompañan a Napoleón Bonaparte, en el Arco del Triunfo.

Luego en 1805, ese ser extraordinario, armado de las ideas de los Derechos del Hombre, que enarboló la revolución de independencia de los Estados Unidos y, de las ideas de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la revolución francesa retornó  a su patria, para iniciar la lucha por la independencia hispanoamericana.

Por ese importante acontecimiento es que sostengo, que Venezuela nos duele y que a los dominicanos  nos duele más. Simplemente, el padre de nuestra patria, Juan Pablo Duarte Diez, donde encontró refugio y murió a causa de la brutal embestida de los enemigos de la república, fue precisamente en Venezuela.

Luego, durante la terrible dictadura de Trujillo, muchos de los opositores que lograron sobrevivir fueron acogidos por la patria de Sucre y Bolívar.

Todavía recordamos el papel fundamental que jugó el fenecido presidente Carlos Andrés Pérez, en los afanes por el establecimiento suelo dominicano de un régimen de derechos democráticos en 1978.

Además de lo esbozado debo reconocer que PETROCARIBE nos salvó de un colapso socioeconómico durante la última gran crisis económica mundial 2008.

Ahora que sobre decenas de muertos, heridos y  encarcelados acaba de instaurarse la discutida Constituyente, y el Presidente de EEUU, Donald Trump amenaza con una invasión militar, me dio cuenta que, definitivamente, Venezuela me duele, como duele una herida que te llega hasta el hueso.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios