Un CHIN – PARTIDOS, SOLIDARIDAD POLITICA, NEOLIBERALISMO Y LA PELIGROSA ALEGRIA DE JUDICIALIZAR AL PRESIDENTE

0

Autor Carlos Márquez-

Igual que las campanadas que hacía sonar Pavlov para que los, y las ratonas salivaran escribí los tres pasados chines que procuraban llamar la atención sobre quienes están detrás de lo que he denominado, conspiración judicial continental conservadora.

Dados los campanazos estoy en la obligación de explicar de manera suscinta, que desde antes de que se fundara el primer partido político que fue el Partido Repúblicano Demócrata en E.E.U.U existía la solidaridad política entre líderes de diferentes naciones.

En Europa, antes y después de la derrota de Napoleón en Waterloo, los líderes conservadores encabezados por las monarquías, rusa, inglesa, austriaca y alemana, entre otras, aunaron esfuerzo de solidaridad con el fin de pulverizar en España la Primera República liberal allí establecida luego de la ocupación francesa de 1808.

En nuestro país, se conoce el viaje del cacique Hatuey a Cuba, en interés de alertar a ciguayos y siboneyes de la malvada existencia colonizadora. También se conoce la solidaridad que llegó a buscar a suelo dominicano el padre de patria cubana, José Martí y de la ayuda que le dio el entonces gobierno criollo, precisándole a Martí que del apoyo brindado, no podía enterarse el presidente Ulises Heraux, Lilís.

La historiografía recoge miles  y miles de ejemplos de solidaridad política en el mundo. Sin embargo, concluida la Guerra Fría, con el amplio empuje de la globalización económica y con ello, la imposición definitiva del modelo de desarrollo neoliberal, donde la actividad política quedó sujeta el libre juego de la oferta y la demanda, aquella tradicional solidaridad abierta y natural entre líderes agrupaciones políticas, se fue perdiendo.

En ese marco, al fracasar el citado modelo de desarrollo en nuestro continente, la vida política de nuestra región vivió el surgimiento de líderes antineoliberales de centro izquierda que expresaron solidaridad con los líderes no neoliberales que continuaron surgiendo en el área.

Ahí es que intervienen empresas como Odebrecht que en la actualidad ha dado pié a procesos judiciales contra  varios expresidentes y, el interés de juzgar mandatarios vigentes.

En el caso dominicano, me preocupa que los conspiradores desconociendo la historia de la solidaridad de los partidos y del liderazgo, sigan instigando, con peligrosa, desbordada e irreflexiva alegría judicializar al actual mandatario Danilo Medina Sánchez.

Marzo 9-2017

También podría gustarte Más del autor

Comentarios