Economía, finanzas, tecnología y turismo

MATANZA DE ESTUDIANTES 09 DE FEBRERO DEL 1966 FRENTE AL PALACIO NACIONAL

0

Por: Claudio Rafael Cabrera Estevez

Esos que yacen en el suelo son los jovenes Mendez Santos, quien vivía en la Tunti Cáceres casi esquina Moca, estudiante de química de 19 años en la UASD. El otro, apellido Tolentino, estudiante del Juan pablo Duarte y mecanico, vivia también en Villa Juana, en la Moca casi esquina Peña Batlle. Tengo fresco en mi mente ese velorio, donde yacian acribillados los dos jovencitos, este ultimo, según se dijo, tenía solo 17 años.

El gentío que tomo las calles en el velatorio decidió junto a jóvenes de los comandos y familiares, enterrarlos esa misma tarde pasadas las 5:30. Se hicieron tres larguísimas hileras de personas por la Moca de sur a norte para ir al camposanto.

Esperamos a que se acercara el cortejo de Tolentino que dobló hacia la Moca desde la Tunti Caceres. Los dos ataúdes iban cargados a manos alternadas por jóvenes compañeros del vecindario y otros que participaban de la marcha, a la que me integre con el mismo aire marcial y funeral, en que los de experiencia militar nos alinearon para que marcasemos el “paso de ganso”, que era la cadencia militar de los soldados rusos y alemanes en la Segunda Guerra Mundial, soltando fuertemente el pie derecho cada tres pasos, rigurosamente alineados hacia derecha e izquierda y por detrás y delante.
Nadie daba muestras de miedo, aunque teníamos el temor de que la Policía y los guardias asesinos del CEFA o del Ejercito se apareciesen a ametrallarnos.
Pero se percibía que en la multitud habia mucha gente armada. A dos cuadras, varios desenfundaron pistolas y revólveres e incluso sacaron varias ametralladoras Thompson y fusiles-ametralladoras Fal y Mauser de cañón largos y recortados.

Yo, con mis quince años sentí temor, pero me mantuve a la expectativa en linea y aparentando ser guapazo. Asi llegamos lanzando consignas contra los policias asesinos y los guardias y contra los yanquis, siempre a la espera de algún ataque sorpresa. Pero esto no ocurrio.

Llegamos al Cementerio de la Máximo Gomez y entramos por la puerta de la avenida Maria Montez. Ahí comenzaban a deshacerse las filas, mientras todos lanzabamos consignas revolucionarias al dirigirnos a sendas tumbas ya abiertas para dar cabida a los despojos de los asesinados, ambas muy próximas una de la otro.

 

Por un momento me aparté de la masa y me dirigí varios pasos hacia dos enormes fosas comunes abiertas e intactas de los días de la guerra de abril recién librada. Seguían abiertas, tal como las observe por primera vez en el mes de julio del ’65. Muchos huesos mutilados, desnudos, y cubiertos con gorras, sombreros rotos, cabezas de mujer con redecillas rasgadas y rolos puestos, zapatos de hombres, mujeres y niños con huesos del pie en su interior. Esqueletos mutilados, cabezas y huesos destrozados, en fin, un espectral cuadro infernal en las dos fosas, donde resaltaban botas de militares caídos, gorros y quepis horadados de guardias, policías, militares y civiles constitucionalistas.

Aunque fueron abiertas para enterrar a los caídos en los enfrentamientos, los guardias y yanquis ejecutores de la Operación Limpieza de mayo de ese año, las dejaron abiertas para tirar allí a decenas de fusilados, tanto de los que cayeron en combate como de prisioneros que traían de noche sacados de las cárceles.
Antes, y luego de enterrar a estos dos jóvenes de Villa Juana, no se vio a la policia ni a los guardias, pues en muchos barrios se abrieron de nuevo comandos armados que atacaron cuarteles y a patrullas, lo cual obligó a un acuartelamiento forzozo de policías y militares, lo cual fue la causa de su ausencia en el entierro.

Asi transcurrieron dos o tres dias hasta que el presidente provisional doctor Hector Garcia Godoy llamó a la calma, mientras la Policía llamo por espacio pagado a que no se atacara a sus miembros y se destituyó al jefe de la PN, sustituido por el general santiagues José de Jesús Morillo Lopez. De esta manera amainó el clima de tensiones con un saldo de siete estudiantes asesinados y mas de 30 heridos y mutilados permanentemente.

 

Teclalibre.org

teclalibre@yahoo.com

 

 

 

Comentarios