Economía, finanzas, tecnología y turismo

LA URGENCIA DE DAR FORMA A LA CUARTA REVOLUCION INDUSTRIAL

Este es uno de los grandes temas a tratarse durante el nuevo Foro Economico Mundial, o Foro de DAVOS

0

Klaus Schwab 

En los 47 años desde que fundé el Foro Económico Mundial, he sido testigo de primera mano de que cuando cambiamos la manera en que hablamos, también comenzamos a pensar de manera diferente. Del mismo modo, cambiar la manera en que pensamos conduce a cambios en nuestra forma de actuar.

Esto es cierto para todos nosotros, ya sea usted un ciudadano común, o tome decisiones trascendentales como jefe de gobierno, el idioma que usamos y la forma en que pensamos sobre el mundo configura nuestro comportamiento.

El cambio de actitudes y enfoques hacia la conformación de la agenda ambiental durante la última década es un buen ejemplo de esto. Cuando, en 2005, el Foro Económico Mundial comenzó a promover el diálogo intersectorial y destacó el potencial de la cooperación público-privada para ayudar a cumplir los apremiantes desafíos ambientales globales, como el cambio climático y la seguridad hídrica, hubo una falta de colaboración sustantiva entre las partes interesadas.

La gente tendía a hablar sobre los desafíos ambientales y actuar sobre ellos de formas bastante distintas, dependiendo de si trabajaban en organizaciones gubernamentales, empresariales u organizaciones de la sociedad civil, por ejemplo.

Hoy, aunque queda mucho trabajo por hacer, una década de compromiso público-privado significativo que involucra a todo tipo de interesados ha dado forma a una nueva agenda de acción más colaborativa, en la que líderes empresariales, líderes de la sociedad civil y legisladores hablan, piensan y actúan sobre la necesidad de proteger la biosfera de la Tierra de una manera bastante diferente a la de hace diez años.

De hecho, en 2015, las naciones del mundo acordaron que el 17º Objetivo de Desarrollo Sostenible se centraría por completo en promover asociaciones mundiales para el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

No disponemos de una década para cambiar lentamente la mentalidad antes de actuar sobre los retos de la Cuarta Revolución Industrial.

Por lo tanto, es muy gratificante ver que, desde la publicación de mi libro de 2016, The Fourth Industrial Revolution, hemos comenzado a cambiar la forma en que hablamos sobre la tecnología y su impacto en el mundo.

Cada vez más personas toman conciencia del poder de las tecnologías emergentes para transformar nuestras economías, nuestras sociedades e incluso quiénes somos como seres humanos. Las discusiones en los medios ahora a menudo se refieren a cuestiones de ética, valores y al impacto social de las nuevas tecnologías.

Ahora es común preguntar cómo la inteligencia artificial influirá en nosotros, si las criptomonedas pueden promover la inclusión social o la actividad criminal, o preocuparnos sobre qué tipo de habilidades necesitamos desarrollar para prosperar en una era donde las tecnologías son más poderosos. El término “La Cuarta Revolución Industrial” se ha convertido en un lenguaje común que transmite la magnitud de los cambios en curso.

El desafío, sin embargo, es que no disponemos de una década para cambiar lentamente la mentalidad antes de actuar sobre los retos de la Cuarta Revolución Industrial. La velocidad, la escala y el alcance del cambio, junto con el hecho de que los empresarios, las empresas y los legisladores ya están creando reglas, normas, técnicas e infraestructura en torno a las nuevas tecnologías, significa que en diez años será demasiado tarde.

La estructura de las nuevas tecnologías estará más o menos establecida, y las perspectivas y los valores de quienes las crearon estarán firmemente integrados en las muchas tecnologías que nos rodean y que se han convertido en parte de nosotros.

Nuestra comprensión de las revoluciones industriales anteriores es que, si bien crean una enorme riqueza y oportunidad, también crean un daño significativo.

Nuestra comprensión de las revoluciones industriales anteriores es que, si bien crean una enorme riqueza y oportunidad, también crean un daño significativo: muchas personas se pierden por completo sus beneficios, y son las poblaciones con menos voz o poder las que experimentan las consecuencias más negativas. Por lo tanto, no es bueno dejar la evolución de nuestro futuro tecnológico al azar, o confiar en que las fuerzas del mercado crearán el futuro que queremos.

Por el contrario, necesitamos hablar, pensar y actuar hoy.

Esa es la motivación detrás de mi nuevo libro, Shaping the Fourth Industrial Revolution. Busca acelerar la forma en que comprendemos, discutimos y tomamos decisiones sobre las tecnologías emergentes. Describe las dinámicas más importantes de la revolución tecnológica actual, destaca importantes datos que a menudo se pasan por alto en nuestra discusión sobre los últimos avances científicos, y reúne a más de 200 destacados pensadores globales para explorar 12 áreas tecnológicas diferentes, claves para el futuro de la humanidad.

Pensar y actuar en torno a la Cuarta Revolución Industrial exige un nuevo tipo de liderazgo, un enfoque que llamamos “liderazgo de sistemas”.

Pensar y actuar en torno a la Cuarta Revolución Industrial exige un nuevo tipo de liderazgo, un enfoque que llamamos “liderazgo de sistemas”. El liderazgo de los sistemas en este contexto no solo significa liderar el diseño de las tecnologías en sí mismas, sino también controlar cómo éstas se rigen, los valores que exhiben, y cómo afectan a las personas.

Se requieren nuevas formas de pensar y actuar de todos los interesados, incluidos individuos, ejecutivos de empresas, personas influyentes en la sociedad y responsables de la formulación de políticas. Pero los diferentes poderes y roles de las partes interesadas implican que hay diferentes oportunidades para que los gobiernos, las empresas y los individuos se involucren hoy.

 

La tarea más urgente que enfrentan los gobiernos es abrir el espacio para nuevos enfoques de gobernanza tecnológica. En particular, los gobiernos deben adoptar el concepto de “gobernanza ágil” de las tecnologías, que coincida con la agilidad, la fluidez, la flexibilidad y la capacidad de adaptación de las propias tecnologías y los actores del sector privado que las adoptan. Esto significa pensar no solo sobre qué nuevas reglas podrían ser necesarias, sino también encontrar formas completamente nuevas de crear y actualizarlas en colaboración con otros sectores.

La Cuarta Revolución Industrial aún se encuentra en sus primeras etapas, y el potencial de las nuevas tecnologías está lejos de ser completamente comprendido.

 

las empresas, la estrategia más importante es experimentar más, mientras simultáneamente se invierte en las personas. La Cuarta Revolución Industrial aún se encuentra en sus primeras etapas, y el potencial de las nuevas tecnologías está lejos de ser completamente comprendido.

Sin embargo, podemos anticipar algunas de las dinámicas de la revolución, incluido el hecho de que cada vez más, la disrupción emana de la periferia de industrias y organizaciones. Solo al experimentar directamente con las tecnologías, las organizaciones pueden conocer su potencial. Dado que la mejor experimentación es la que realizan los profesionales del sector, esto también significa hacer esfuerzos concertados para mejorar el capital humano y adoptar una mentalidad empresarial.

Finalmente, para los ciudadanos, la acción más importante es involucrarse en estos temas, haciendo que sus voces sean escuchadas como votantes, consumidores, empleados, miembros de organizaciones de la sociedad civil y líderes comunitarios. Aquellos de nosotros que tenemos la suerte de estar vivos hoy, tenemos la responsabilidad ante las generaciones futuras de garantizar que puedan vivir y encontrar sentido en un futuro sostenible, inclusivo y de tecnología avanzada.

 

Por lo tanto, todos deberíamos ser parte de la construcción de estas aspiraciones y visiones de futuro, que influyen en cómo se desarrollan y adoptan las tecnologías. A medida que cambiamos la manera en que hablamos, cambiamos la manera en que pensamos y creamos nuevas oportunidades para actuar. Actuemos juntos, ahora, para que esas visiones y aspiraciones del futuro sean reales para la mayor cantidad de gente posible, en todo el mundo.

El nuevo libro de Klaus Schwab, Shaping the Fourth Industrial Revolution, está disponible aquí: wef.ch/shaping4IR

el autor es Fundador y Presidente Ejecutivo, Foro Económico Mundial Ginebra

 

www.teclalibre.org      @teclalibreOrg     

              teclalibre@yahoo.com

 

Comentarios