Indios disfrutan total recuperación

0

La primera mitad de la Liga Nacional de Baloncesto ha sido muy fructífera para los Indios de San Francisco, vislumbrándose su clasificación aun restando varios partidos.

En esta nueva temporada de la LNB que arrancó el 24 de mayo los indios de San Francisco borraron la estela negativa de las pasadas tres temporadas que fueron muy funestas con una pobre participación de pocos partidos ganados.

El equipo nuevamente regenteado por la familia Rizek que de hecho cuenta con un campeonato en su historia, le imprimió nueva inyección económica y de connotados jugadores que han dado buenos resultados durante la actual campaña.

A principio de año la gerencia encabezada por el ingeniero Fabio Rojas y asistido por Luisito Esmurdoc Cunillera, hicieron ingentes esfuerzos en colocar en cancha un equipo muy diferente a campañas anteriores.

Tanto Rojas como Esmurdoc, dos conocedores del baloncesto nacional e internacional, conformaron un equipo muy temible por sus contrarios en el presente campeonato.

Numerosos cambios de jugadores en la temporada muerta trajeron como consecuencia un equipo completamente renovado y con una mística diferente.

Desde el mes de mayo arrancó una nueva historia con el equipo de esta ciudad que en los últimos años no tuvo el nivel de ni siquiera clasificar a la semifinal.

Llegada del dirigente Díaz
Un punto muy importante fue la contratación a principios de año del versátil dirigente francomacorisano David Díaz, considerado uno de los mejores del baloncesto dominicano y que  este año  llevó  al club Domingo Paulino de Santiago al campeonato en la ciudad hidalga.

Díaz ha logrado dos campeonatos en la Liga Nacional de Baloncesto, el primero en el 2013 con los Indios de San Francisco y el segundo el año pasado con los Leones de Santo Domingo, en una apretada serie final ante los Metros que, aunque fueron dados favoritos, la sapiencia del dirigente local le dio esa corona al equipo Capitalino.

Díaz ha sabido manejar a jugadores con diferentes personalidades y visión del juego y los ha organizado de tal modo que parecen estar acoplado desde hace años.

Así mismo, Díaz recientemente pasó la barrera de las 70 victorias, convirtiéndose en la presente campaña en el dirigente más ganador de la LNB

El cuerpo técnico  de este año lo  completan  el santiagués José Santos Ceballos, Ulianot Luperón  y el ex armador Richard Ortega, para tener uno de los mejores staff  dirigencial de la  justa que le ha dado gran soporte al dirigente Davíd Díaz.

Entre los jugadores que llegaron a la organización  esta campaña  están los hermanos Gerardo y Juan Miguel Suero, quienes vinieron vía cambio, procedentes de  los Leones  y Soles.

Pertenecientes al club Mauricio Báez, del Distrito Nacional,  los hermanos Suero  han llevado por los senderos esperados al equipo local con buenas actuaciones en cada uno de los partidos que han visto acción.

En la actualidad Gerardo se mantiene como líder en puntos del torneo, anotando 365 puntos en 13 encuentros para un promedio de 28.1 y ganado dos veces seguidos el jugador de la semana del circuito Norte.

También fue conseguido vía cambio el estelar  jugador que se desempeña en las posiciones 4 y 5, Alejo Rodríguez, quien ha fortalecido  la zona pintada del equipo local a pesar de una leve lesión que ha mermado su participación en varios partidos de la serie regular pero que en los próximos días estará jugando con el equipo.

En esta temporada una figura que ha motivado bastante a los jugadores locales  es Francisco García, ex NBA que con sus altas y bajas ha aportado su granito de arena en  favor del conjunto.

García ha servido de bujía inspiradora para que el grupo se mantenga acoplado y como una sola familia, a pesar de estar un poco lesionado  de su mano derecha, lo  que ha mermado en su efectividad de sus tradicionales lances de corta y larga distancia.

Dos jugadores que han sorprendido en su primer año han sido Ricardo Suarez y Carlos Novas, quienes salen de la banca a dar buenos minutos y a descansar a los jugadores titulares.

El gran regreso de Alejandro Salas, luego de sufrir una severa lesión en su mano derecha que lo sacó por la temporada completa del 2016, ha sido un gran alivio para el dirigente David Díaz, quien se ha convertido el terror de la zona pintada con su dominio  ofensivo y defensivo del equipo.

Aunque hasta el momento el jugador nacionalizado Sterling Gibbs no ha podido jugar por el trámite de sus “papeles”,  su hermano Ashton Gibbs, que actúa como refuerzo, ha sido la gran salvación del equipo local con sus electrizantes canastos detrás del arco, el excelente manejo de balón y su férrea defensa sobre los armadores contrarios.

Así mismo, la llegada del veterano refuerzo Terrence Shannon  quien sustituyó a Nelson Ododa,  ha sido la pieza clave que necesitaba el dirigente David Díaz para ganar numerosos partidos que lo tiene en la puerta de la clasificación.

Shannon ha demostrado su gran valía como jugador de muchas batallas con su potente salto y sus peligrosos y acertados canastos de larga y corta distancia.

Las aportaciones de la banca no se ha hecho esperar con el excelente trabajo de los reservistas  Crhis Ruiz, Cristopher de la Rosa,  Rafael Martínez, Debley Agramonte, Junior Ortiz, Rainier Tavarez, Luis Guerrero, Kelvin Fulcar, y  Brayan Colón.

Una gran adquisición reciente fue la de Shaun Lawton quien llegó vía Titanes y que se espera aporte mucho en la posición uno.

Hay que destacar el gran respaldo del público que desde el primer día ha sido el principal refuerzo del equipo, abarrotando en cada uno de los partidos en el polideportivo Mario Ortega. Los encuentros del equipo local al igual que en la ruta ha estado apoyando al equipo Francomacorisano.

Sin lugar a dudas,  el equipo esta temporada está  muy bien estructurado y que según los entendidos estará entre los conjuntos que hay que tomar en cuenta para disputar la copa Banreservas de la temporada 2017.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios