Economía, finanzas, tecnología y turismo

EL TURISMO LEVANTA EL PIE DEL ACELERADOR POR LOS PAÍSES ARABES, LA MASIFICACIÓN Y EL CAOS CATALÁN

0

El año pasado tenía todos los ingredientes para desplomar al turismo en España. Un atentado, una huelga aeroportuaria, la turismofobia en las grandes ciudades, el caos político en Cataluña y el despertar de las playas africanas amenazaban la edad de oro de este sector. Y algo ha afectado. Pero el impacto no ha sido tan grande como se temía.

Hasta 82 millones de turistas visitaron el país en 2017 —adelantando a EE UU como segundo mayor destino turístico—, el PIB del sector ha aumentado un 4,4%, crece por octavo año seguido por encima de la economía española y se han creado 77.501 nuevos empleos. “Hemos resistido bien a un buen número de adversidades”, ha explicado hoy José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, en la presentación del balance del año de la patronal.

El turismo fue de nuevo en 2017 el motor de la España de la recuperación, en sustitución de ladrillo. Aporta 134.000 millones de actividad (el 11,5% del PIB), más que ningún otro sector. Pero sin tirar de freno de mano, sí ha pisado levemente el pedal de pausa. Ese crecimiento del 4,4% en el sector ha sido inferior al 5% de 2016 y para el próximo año se espera que caiga al 3,3%, su menor empuje desde 2013, ese año el que España andaba hundida en la crisis.

Parte de la culpa del frenazo vendrá de fuera: dos competidores en ‘sol y playa’ como Egipto y Turquía han recuperado ya 8,5 millones de los 16 millones de turistas perdidos por las revueltas árabes, según Exceltur. “Y esperamos que esa tendencia prosiga”, dice Óscar Perelli, su director de estudios. Pero España debe mirar también adentro porque las dos sombras más alargadas se llaman ‘saturación turística’ y, por supuesto… Cataluña.

Cataluña podría restar un 8,2% de empleo hotelero en 2018

“No es que Cataluña haya perdido actividad turística, pero ha crecido en el último trimestre un 3% cuando el resto del año lo hacía en dos cifras”, lamenta Zoreda. Pero hay más que lamentar. Exceltur cifra en tres décimas (unos 319 millones) el mordisco que el caos político catalán le ha pegado al PIB del sector. Sin él, se habría crecido un 4,7%. “Y es la única región en la que la confianza empresarial del sector es negativo”, añade este directivo.

El impacto se puede segmentar perfectamente según el destino, el momento y el turista: el informe identifica octubre (por el referéndum ilegal) y diciembre (por la previa electoral) como los dos meses que más dañaron al turismo; la ciudad de Barcelona fue la más afectada al perder un 15,2% de ingresos en el último tramo del año; y losturistas más próximos (franceses, alemanes e ingleses) son los que más volvieron la espalda a Cataluña.

La bruma de acontecimientos en Cataluña, además, no se levantará en breve. “Existe un riesgo de ajuste de empleos y ralentización de inversiones en el primer trimestre de 2018, al menos hasta que los empresarios vean un horizonte más claro”, explica Zoreda. Y si no lo ven claro, ni invierten ni generan empleo.

Exceltur cuantifica la pérdida potencial de ingresos hoteleros en el 10%, un recorte medio de su personal del 8,2% en ese primer trimestre y otra del 5,1% en las empresas de alquiler de coches. El horizonte se despejará, dice la patronal, a partir del segundo trimestre. Pero si el desafío independentista continúa, el sector reduciría cinco décimas su crecimiento previsto este año (del 3,3% al 2,8%) y el empleo se vería aún más resentido.

“Más volumen de turistas no es la solución”

Los turistas, sin embargo, siguen rociando de visitas a España. Este año ha vuelto a batirse un récord de llegadas, pero no es algo que al sector le haga dar saltos de alegría. “Más volumen no es la solución”, dice Zoreda; “el próximo decenio nos espera un aluvión de turistas procedente de países como India y vamos a tener que gestionarlo en un contexto de contestación social para hacer percibir que el turismo es un generador de riqueza”.

En resumen, el directivo teme que la masificación cabree al ciudadano y culpe al turista del deterioro de su calidad de vida. Las protestas ya se han producido en los dos últimos veranos y la “turismofobia” se ha extendido en aquellas ciudades en las que, precisamente, existe una mayor presión urbana como Barcelona (con un 11,1% de turistas medios sobre la población residente), San Sebastián (10,7%) o Palma (8,1%).

“Estamos en un importante periodo de bonanza, pero hay que gestionar el éxito de forma sostenible. Además las casas se construyeron en España hace años con un fin y ahora su uso distinto puede suponer el caos social”, dicen desde Exceltur sobre las viviendas turísticas —un competidor directo en el sector—, a las que considera “el principal factor de aumento de la presión turística”.

“Aceptan su relato buenista, pero no son meros intermediarios y deben cumplir la ley”, dice Zoreda, que califica de“decepcionante, como palabra suave” el reciente decreto de vivienda turística que ha aprobado la Comunidad de Madrid.

La patronal pone cifras a esta saturación. El uso de la vivienda de alquiler por extranjeros ha crecido un 21,3% (los hoteles un 4,3%). El crecimiento de demanda turística para los españoles fue del 10%. “Y los ciudadanos no es que perciban la presencia de turistas en sus calles, es que los tienen en sus propios edificios. Debemos reflexionar si nos estamos equivocando de estrategia”, zanja Zoreda.

La precariedad, “una leyenda”

Exceltur presume de que el turismo es el primer creador de empleo de la economía española, pero partidos y sindicatos protestan por sus bajos salarios y su temporalidad. “Es una leyenda eso de que ganemos dinero a costas de las condiciones laborales del sector”, afirma su vicepresidente ejecutivo.

“Es que no podemos comparar un camarero con un ingeniero“, explica Perelli. El director de estudios de la patronal rebate esa precariedad con base en un análisis sobre el empleo turístico que la organización está elaborando y que tendrá preparado en primavera. “Y por lo que estamos viendo, las remuneraciones en el turismo están por encima de la media de las mismas categorías profesionales y formativas”.

 

 

Cortesía de: m.20minutos.es

Comentarios