El papel del biólogo en la gestión ambiental

0

La carrera de Biología se inicia en la República Dominicana en la década de los años 70’s.   Por esos años, el rol del biólogo era más limitado.  La mayoría eran naturalistas que se dedicaban al conocimiento y descripción de las especies naturales de flora y fauna.

Para la época, la isla había sido visitada por naturalistas de talla mundial, como Erik Ekman,  pero es en esa década que se desarrollan los primeros  biólogos dominicanos formados en el país.  Actualmente se imparte la carrera de Licenciatura en Biología en la Facultad de Ciencias, Escuela de Biología, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, desde esos inicios.

A partir de la promulgación de la “Ley General de Medio Ambiente y Recursos Naturales”, 18 de agosto del año 2000, el papel del biólogo se amplía muchos más.   Esta Ley, 64-00 del 2000 manda a la creación de “la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales”, hoy Ministerio de Medio Ambiente. 

Con anterioridad a este órgano legal, existían diversas leyes y decretos que regían los asuntos ambientales, pero hay que decir que hay un antes y un después de la promulgación de la misma.   A partir de ese momento, mandado por ley, todo proyecto u obra que se realice debe solicitar un permiso ambiental, de diferentes categorías, de acuerdo al tipo de proyecto que se vaya a realizar, todo explicado en la Ley y sus reglamentos.  

En su artículo 1 se especifica que “la presente ley tiene por objeto establecer las normas para la conservación, protección, mejoramiento y restauración del medio ambiente y los recursos naturales, asegurando su uso sostenible”  Es ahí cuando  los biólogos se convierten en protagonistas de esta nueva historia.   

Este primer artículo menciona el “Desarrollo Sostenible”, que es el modelo o paradigma de los nuevos tiempos en cuanto a que es un desarrollo que tiene en cuenta los organismos del ambiente, las personas que viven en el ambiente y el aspecto económico y social que está presente en toda actividad humana, sin comprometer el derecho que tienen las futuras generaciones de disfrutar de esos recursos naturales. 

Es ahí que deben estar presentes los biólogos para que se ayude a comprender el papel de los organismos vivos en el ecosistema, entendiendo que se debe respetar toda forma de vida, pues cada organismo tiene su rol en el lugar donde se desarrolla.  En la naturaleza los organismos vivos se desarrollan en perfecta armonía, aunque haya depredadores y parásitos, cada uno toma solamente lo que necesita, sin pensar en tomar más de lo necesario, creando un perfecto equilibrio en el medio ambiente.

Los biólogos están llamados a tener un rol protagónico en la defensa del medio ambiente y los recursos naturales y en la gestión ambiental.  Son los conocedores de los entes vivos y su importancia en el ecosistema.  Hay otros profesionales afines a esta carrera, que estudian la vida, pero son los biólogos por la naturaleza de su profesión, los que deben tomar la bandera del conocimiento de flora, fauna y toda forma de vida para una buena gestión de los recursos naturales  y una apropiada educación ambiental, no solo mediante la  instrucción  formal, sino en la informal. 

Los recursos naturales son la base para el desarrollo del planeta azul, teniendo en cuenta que los mismos deben preservarse   para el disfrute de las futuras generaciones y por el equilibrio de la Tierra, vista como la casa grande en la que habitamos todos.  Cuando se degradan los recursos del ambiente se degrada la vida en todas sus manifestaciones.  La vida, posee entre todos los seres vivos hilos que nos unen, por medio de los cuales estamos todos entrelazados, de manera que el rol del biólogo en el entendimiento de la vida microscópica como en la vida de los organismo superiores, posee gran importancia, para que el conocimiento y el respeto por la vida pueda ser transmitido en todos los niveles, en cuanto los humanos, somos los mayores depredadores  y contaminadores del planeta.

En 1970 un científico llamado Van RensselaerPotter, en un artículo  titulado “Bioética, la ciencia de la supervivencia”, llamaba la atención  diciendo que la humanidad necesitaba urgentemente una nueva sabiduría que le proporcionara el conocimiento de cómo usar el conocimiento para la supervivencia del ser humano y la mejoría de su calidad de vida. Postulaba que la supervivencia debía cimentarse en el conocimiento de la biología, ampliando sus límites tradicionales, incluyendo elementos de las ciencias sociales y de las humanidades, con énfasis en la filosofía.

Es en ese momento cuando este investigador usa por primera vez el término bioética, diciendo que debía ser la ciencia de la supervivencia.  En ese sentido, los biólogos están llamados a tener un papel más activo en la gestión del medio ambiente y los recursos naturales, en este mundo donde la contaminación ambiental amenaza con la propia supervivencia del Planeta.

Cortesia de: Almomento.net

También podría gustarte Más del autor

Comentarios