El “Cacique” encontró ayer su última morada

0

Hatuey encontró ayer su última morada. A su lado su hermano, Luis Alberto, el más pequeño de los De Camps Jiménez y el más unido a él, según cuentan sus allegados. Era el sepelio de dos hermanos, fallecidos con horas de diferencia, y el dolor de una sola familia.

Fue el momento que le ponía fin a una extensa carrera política que hoy le hace merecedor de los más finos elogios como forjador de la democracia que se vive en el país.

Antes de llegar al cementerio Puerta del Cielo, y de recibir los honores militares de Estado, regresó al Palacio del Congreso Nacional, donde fue presidente de la Cámara de Diputados entre 1979 y 1982, y al local principal de su Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), que antes también sirvió de hogar al Revolucionario Dominicano (PRD).

“Hoy tengo el alma adolorida”, confesó Rafael Gamundi Cordero, secretario general del PRSD y eterno compañero y amigo, su candidato vicepresidencial en las pasadas generales de 2016. El orgullo y la satisfacción de Rafa Gamundi ayer era que quienes habían adversado ferozmente al “Cacique”, habían acudido a rendirle tributo a la funeraria, con el reconocimiento de sus aportes a la democracia y la construcción de una mejor sociedad.

La vida del político que la opinión pública no conoció la expuso su hijo, Hatuey.

“No se nos olvidará que somos una familia, y así estaremos siempre”, decía al destacar la firmeza y la voluntad con la que su padre les educó y les reunió cada primer día del año.

Con la vida de Hatuey se va la del último gran referente de arquitectura partidaria de la nación, un hombre reconocido como aguerrido, fuerte y de inquebrantables principios, armador como pocos de maquinarias electorales y de proyectos de futuro.

Es ahí donde De Camps forjó su leyenda política: en la consagración a la vida partidaria y al convencimiento de que en una sociedad como la dominicana la reelección presidencial solo retrasaba la evolución positiva del pueblo.

La última muestra de ese convencimiento lo puso el 15 de mayo de 2016, en las elecciones generales que llevaron a las urnas a los dominicanos para elegir a sus autoridades estatales. Era la primera ocasión en la que De Camps Jiménez participaba en unas elecciones como candidato presidencial, a pesar de su larguísima trayectoria política. Y lo hacía para enfrentar a un nuevo intento reeleccionista, esta vez de Danilo Medina del Partido de la Liberación Dominicana.

Hatuey De Camps y su PRSD sacaron en esas elecciones 8,264 votos, 0.18% de los expresados. Perdió las elecciones, no sus principios.

No fue sorpresa para él.

El primero de abril de este año, en pleno calor electoral, admitió en su última visita al LISTÍN que el presidente candidato ganaría las elecciones en primera vuelta.

La razón que daba en ese momento era la falta de unidad de la oposición política, que ante un escenario enteramente desigual prefirió llevar seis propuestas adicionales al electorado.

Esos errores de la oposición también se ven en la reivindicación del expresidente Joaquín Balaguer por parte de cada gobierno, cada partido político de oposición, reconocía el mismo político en aquella entrevista.

UN DATO
Fue presidente de la Cámara de Diputados. Secretario General y Presidente del PRD. De Camps fundó y presidió hasta su muerte al PRSD.

(+)
LA CLASE POLÍTICA ESTÁ AFECTADA POR DECESO

HONORES Y TRIBUTOS: “Las únicas palabras que la lengua reserva para describir el acontecimiento de profundo dolor y tristeza que ha representado la infausta noticia del fallecimiento de Hatuey De Camps es conmoción y estremecimiento”, dijo Lucía Medina, presidenta de la Cámara de Diputados en el salón de la Asamblea Nacional.

En la casa nacional de su PRSD, los dirigentes de esa organización se comprometieron a continuar su legado y el respeto a sus principios.

Cortesia de: Listin diario.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios