Economía, finanzas, tecnología y turismo

Desafío de posicionar al mejor puro del mundo

0

Legedarios Cigars produce para el mecado de la República Popular China alrededor de dos millones de cigarros por año. Pero, aunque la confección artesanal se hace en Tamboril, pasa en ese y otros países, como Arabia Saudita, como un producto de marca cubana o de Nicaragua.

Esto lo dijo Tirson Rosario, representante de la empresa, en una visita a LISTÍN DIARIO, donde manifestó, con una afirmación contundente, que “en República Dominicana se hace el mejor puro o cigarro del mundo, el cual no está respaldado por una marca país potente con capacidad de posicionarse ante una clientela premium”.

Del mismo lado, Umberto Vizcaíno, también socio de la empresa, sostuvo que grandes marcas que copan la atención de los cigar clubs de todo el mundo, con nombre de origen en países tan diversos como Cuba o Guatemala, son hechos a mano y con elementos orgánicos “en el corazón del Cibao Central”.

“A Arabia Saudita estamos enviando en aproximado 78,000 cigarros cada mes, bajo la sombrilla de diversas marcas internacionales, pero es un puro que se produce de principio a fin en República Dominicana, pero ese reconocimiento no lo obtenemos en muchas ocasiones”, explicó Joaquín Valenzuela, socio de la  compañía exportadora de cigarros.

Entonces, el desafío es comunicar que “el mejor cigarro del mundo” se hace en República Dominicana, en un momento en el que los tratados de libre comercio y la competencia foránea complican el desempeño de las exportaciones, incluso con el peligro de que sectores productivos tradicionales se vean desplazados por importaciones más competitivas.

“No es solo que se conozca nuestro puro de altísima calidad como dominicano, sino que también, marcas como Cayena Cigars puedan ganarse el mercado local, donde cada vez más fumadores reconocen la calidad del cigarro y dejan de lado otras opciones”, sostuvo Rosario.

Vizcaíno indicó como una de las amenazas al sector el etiquetado genérico, el cual coloca en igualdad de condiciones a los cigarrillos industrializados con los puros de confección orgánica y artesanal. “Es como si se pusieran en igualdad de condiciones un vehículo de lujo y un carro utilitario”, agregó.

Además, la brecha en defensa y seguridad nacional que sustenta el contrabando en República Dominicana, también coloca en una posición de cuidado a los productores de tabaco, debido a la competencia desleal de organizaciones que no pagan impuestos.

Comentarios