COREA VUELVE A DESAFIAR, Y EU ADVIERTE: QUE NO PONGA A PUEBA DETERMINACION DE TRUMP

0

Carlos Márquez-

Cuando se creía que la mediación de China en el enfrentamiento entre Estados Unidos y Corea del Norte, iba a apaciguar los ánimos y diluir las amenazas de una guerra nuclear, todo esto, quedó atrás, luego de las afirmaciones del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence en el sentido de que este país ya había perdido la paciencia frente a Pyonyang.

Las afirmaciones citadas provocaron de inmediato, este lunes la respuesta del embajador norcoreano ante las Naciones Unidas, Kim in Ryong, quien dijo textualmente, “Si Washington opta por una acción militar, estamos preparados para reaccionar a cualquier tipo de conflicto”, señaló el diplomático en un tono inusual en la ONU.

Agregó que “La guerra termonuclear puede estallar en cualquier momento”

Como dijimos, las palabras del embajador se produjeron en respuesta a la advertencia emitida horas antes, el lunes 17 de abril 2017 por el vicepresidente Mike Pence, durante su visita a Corea del Sur.

Se ha planteado que Pyongyang lleva más de 20 años tratando de producir  un misil nuclear capaz de alcanzar territorio estadounidense.

Se afirma que muy probablemente todavía este muy lejos de ese objetivo, sin embargo, que ha podido desarrollar una bomba atómica de 30 kilotones (dos veces la de Hiroshima) y una potencia balística suficiente para amenazar a Corea del Sur y a Japón.

Como resultado de esa realidad y luego de varias sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenando el disparo de misiles sobre el mar de Japón, Estados Unidos ha volcado parte de su poderosa plataforma antimisiles hacia la península con el fin de contrarrestar cualquier agresión formal contra Corea del Sur, Japón, y naturalmente, cualquier objetivo militar que tenga como destino el territorio de los Estados Unidos.

En ese orden, analistas internacionales han sostenido la idea de que el repentino ataque ordenado por el presidente Donald Trump con 59 misiles a una base militar en Siria el pasado día 7 de abril 2017 y luego el lanzamiento de la Madre de todas las bombas contra posiciones del Estado Islámico en Afganistan, no fueron más que claras y contundentes advertencias al gobierno de Corea del Norte.

Y la advertencia no se ha quedado en las acciones bélicas indirectas, como las referidas.  Una muestra de lo decimos es que ya la flota guerrera estadounidense, encabezada por el portamisiles y aviones Carl Vince ya está establecido en la península de Corea, y sus comandantes a la espera de una sola señal para el ataque o, el contra ataque.

Respecto al despliegue de barcos y escudos antimisiles en la península, el embajador Kim in Ryaong aseguró que el Gobierno de Donald Trump busca “hacer algo” en Corea del Norte y por ello está desplegando fuerzas en la región.

“Pero la RPDC se mantiene imperturbable”, subrayó el diplomático, que insistió en que su país tomará las medidas más duras, incluido el uso de la fuerza, para defenderse.

El representante norcoreano destacó el reciente ataque lanzado por EEUU contra una base aérea siria como prueba de que Washington es una amenaza para Estados soberanos bajo el pretexto de trabajar por la paz.

De su lado Estados Unidos, basándose en las diferentes amonestaciones y sanciones emitidas por las ONU contra esa nación de Asia por su carrera armamentista, por las quejas de sus aliados, Japon y Corea Norte, asi como por la continua amenaza de que Pyonyang trabaja en un misil intercontinental, ha insistido en que Kim Jungun, debe abandonar ese proyecto noclear.

Es conocida la enorme capacidad bélica y tecnológica desarrollada por los Estados Unidos, demostrada durante la guerra de Irak, donde el arsenal de escudos contra misiles diezmó en horas la evidentemente obsoleta estructura ofensiva militar de Saddan Hussein, que se entendía era uno de los más preparados y bien equipados ejércitos del mundo.

Pasados más de 16 años desde aquella guerra, ha de suponerse que el desarrollo tecnológico militarista estadounidense, se ha redoblado y pese a la capacidad atómica que se le atribuye a Corea del Norte, parece imposible que esa nación pueda iniciar con éxito una nueva conflagración que evidentemente podría convertirse en una nueva guerra mundial, por cuanto, no se conoce hasta donde puede alcanzar la capacidad destructiva de las bombas que se lleguen a lanzar.

Sobre todo, porque Pyonyang ha llegado a revelar que dispone de misiles en aptitud de llegar a territorio estadounidense.

A causa de ello, Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos expresó : “Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba la determinación de Trump”.

Creo que en este momento de tensión y de ansiedad por las advertencias de Estados Unidos y el nuevo desafío de Corea del Norte, este país debe acogerse a las decisiones de la ONU y a la labor de intermediación que de acuerdo con el twitt emitido este lunes 17 de abril 2017, por el presidente Donald Trump, viene haciendo el gobierno Chino en el difícil caso de Corea del Norte, que insiste en seguir su proyecto nuclear.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios