Cómo la crisis en Corea ayuda a la industria armamentista de EEUU

0

Mientras los políticos y diplomáticos estadounidenses hablan sobre la inminente amenaza proveniente de Pyongyang, gigantes de la industria armamentista como Raytheon, Northrop Grumman y Lockheed Martin se preparan para cumplir nuevos pedidos provenientes de Japón y Corea del Sur.

Con la intensificación del programa de misiles de Corea del Norte, el Ministerio de Defensa de Japón pidió a su Gobierno una cifra récord de recursos para el presupuesto militar de 2018. Según el organismo, para el fortalecimiento de las Fuerzas de Autodefensa del país y la adquisición de nuevas armas se requieren unos 5,25 billones de yenes (cerca de 47.700 millones de dólares).

Con la misma intención, la Defensa de Corea del Sur espera recibir unos 38.200 millones de dólares.

Carrera de presupuestos militares

Los motivos de los militares japoneses y surcoreanos parecen ser bastante evidentes: desde el año 2011, cuando el actual mandatario norcoreano Kim Jong-un asumió el poder, Pyongyang ha realizado tres pruebas nucleares y medio centenar de lanzamientos de cohetes balísticos. Cada año sus tecnologías resultan más avanzadas y se estima que en 2018, los misiles norcoreanos podrían ser capaces de llevar una carga nuclear.

Mientras tanto, desde Corea del Norte han dado entender que no planean ni cerrar, ni congelar sus pruebas. Para Pyongyang, los programas nuclear y misilístico constituyen la mejor garantía de seguridad para su nación y del actual orden político.

Bajo tales circunstancias, tanto las Fuerzas de Autodefensa japonesas, como las Fuerzas Armadas surcoreanas están principalmente interesadas en adquirir modernos sistemas de defensa aérea y aviones de combate para poder socavar las posiciones norcoreanas en caso de un hipotético conflicto bélico. Teniendo en cuenta la presencia de tropas estadounidense en sus territorios, a Tokio y Seul no les quedaría otra opción que adquirirlos en el mercado norteamericano.

Opinión: “EEUU le puso una bomba en las manos a Corea del Sur”

El medio japonés The Diplomat estudió la propuesta presupuestaria de la Defensa nipona y lo resumió en los siguientes puntos:

  • La asignación de fondos para la adquisición de sistemas de defensa antimisiles Aegis. La cantidad de sistemas a adquirir aún está por calcularse, pero se informa que cada unidad cuesta unos 728 millones de dólares. Los Aegis utilizan el sistema de armas de Lockeed Martin y Raytheon Standard.
  • Unos 800 millones de dólares para la compra de seis cazas polivalentes de sexta generación F-35A, producidos por Lockeed Martin.
  • Unos 430 millones de dólares serán destinados a la adquisición de misiles interceptores RIM-161 SM-3 Block 2A, reservados a las fuerzas navales. Estas armas son producidas por las empresas Raytheon y Aerojet.
  • Unos 410 millones de dólares serán utilizados para la compra de cuatro convertiplanos V-22 Osprey, producidos por Bell y Boeing Rotorcraft Systems.
  • Unos 190 millones de dólares para la compra de sistemas de misiles interceptores MIM-104 Patriot PAC-3 MSE, fabricados por Raytheon.

Por su parte, se estima que el nuevo presupuesto militar de Corea del Sur estaría destinado principalmente al incremento numérico de las tropas activas y al desarrollo del análogo nacional del sistema de defensa aérea estadounidense THAAD: el Korea Air and Missile Defense (KAMD).

Estas cifras suponen un incremento exponencial de las sumas destinadas a la adquisición de armamento estadounidense. Así, según datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), en 2016 Seúl adquirió en EEUU armas por un total de 501 millones de dólares, al tiempo que Tokio se limitó a unos 307 millones. Y si bien para Corea del Sur esa cifra supone un 37,6% de las importaciones militares, para Japón ese índice se ubica en el 93%.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios