Avance de China, desastre para Occidente

0

Mientras que los pronósticos del colapso de China no llegan a ser realidad, los expertos occidentales cambian los datos y la realidad, cuestionando la fiabilidad de las estadísticas oficiales chinas, señala James Petras, sociólogo estadounidense de la Universidad Binghamton de Nueva York, en su artículo para el diario ruso Svobodnaya Pressa.

El autor observa que la prensa occidental está llena de artículos que aseguran que la economía de China está basada en “sueldos bajos” y la cruel explotación de los trabajadores esclavizados por oligarcas multimillonarios, funcionarios y políticos corruptos.No obstante, según Petras, el salario promedio en el sector industrial chino se ha triplicado en la última década y se aproxima al de la UE.

El sueldo de los trabajadores chinos está muy por encima del latinoamericano, señala el sociólogo. Mientras tanto, los regímenes neoliberales, bajo la presión de la UE y EEUU, han recortado a la mitad los salarios en Grecia y han disminuido considerablemente los ingresos en Brasil, México y Portugal. Los obreros chinos ahora cobran más que los argentinos, los colombianos y los tailandeses. Aunque no son muy altos de acuerdo con las normas de EEUU y la UE, en 2015, los salarios en China alcanzaron los 3,60 dólares por hora, lo que aumentó el nivel de vida de los trabajadores, subraya Petras.

Lea también: Cinco ambiciosos proyectos de China que ‘sacudirán’ la economía global

“Este impresionante crecimiento de los salarios de los trabajadores chinos ha sido posible gracias al crecimiento explosivo de la productividad, basada en una mejora continua de la salud de los trabajadores, su formación y capacitación técnica, así como una constante presión por parte de los trabajadores organizados. La influencia de los trabajadores ha aumentado significativamente debido a la exitosa campaña de Xi Jinping para detener a cientos de miles de funcionarios corruptos y explotadores de producción”, explica el analista.Asimismo, Petras destaca que actualmente China cuenta con 20.000 escuelas técnicas que forman a millones de trabajadores cualificados. La producción de alta tecnología introduce líneas robóticas para reemplazar los puestos de trabajo no cualificados. Además, está creciendo el sector de los servicios para satisfacer el mercado de consumo doméstico.

En el contexto de una creciente hostilidad política y militar de EEUU, China está diversificando sus mercados de exportación, optando por Rusia, la UE, Asia, América Latina y África, observa el autor.

Lea más: Rusia y China acabarán con el dominio de Boeing y Airbus en el mercado

Mientras tanto, los expertos y periodistas occidentales “hacen la vista gorda a este progreso objetivo y continúan hinchando los pronósticos de recesión económica y colapso final de la economía china”. “Su análisis no ha cambiado ni con el crecimiento del PIB del gigante asiático del 6,7% en 2016”.China, por su parte, reconoce sus graves problemas ambientales y lidera ahora en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, asignando para ello miles de millones de dólares (el 2% del PIB). Estos esfuerzos son muy superiores a todo lo que están haciendo EEUU y la UE al respecto, destaca Petras.

Al igual que otros países de Asia, China necesita un aumento sustancial de inversiones para reestructurar o crear la infraestructura degradada o inexistente. Según el columnista, el gobierno chino es el único que mantiene los niveles actuales la inversión en el desarrollo de la infraestructura de transporte, es decir, la construcción de ferrocarriles de alta velocidad, monorraíles, puertos marítimos, aeropuertos, transporte subterráneo y puentes.

Vídeo: Pekín ahora tendrá trenes de levitación magnética ultrarrápidos

Construcción de rascacielos en Pekín (archivo)
© AP PHOTO/ NG HAN GUAN

“Los periodistas y científicos, que adoran repetir las palabras de los generales anglo-estadounidenses y los de la OTAN, advierten que el programa militar de China representa una amenaza directa para la seguridad de EEUU, Asia y el resto del mundo. No obstante, es EEUU quien continúa construyendo y ampliando su red de bases militares alrededor de China. Recientemente, en la frontera con Corea del Norte, se han colocado unos potentes misiles THAAD, equipados con ojivas nucleares, capaces de atacar a las ciudades chinas e incluso rusas”, explica Petras.Por el contrario, China no despliega misiles nucleares a lo largo de la costa de EEUU ni en sus fronteras, ni tampoco tiene bases militares en el extranjero. Sus bases militares en el mar de la China Meridional se colocaron allí con el fin de proteger sus propias rutas marítimas contra los piratas y la Armada de EEUU, cada vez más provocadora, opina el autor.

“La presión exterior china se basa en una estrategia de mercado mundial, mientras que Washington sigue aplicando una estrategia imperial militarista, desarrollada con el objetivo de imponer la dominación global”.

El columnista reconoce que China tiene graves problemas sociales, económicos y estructurales, pero el gigante asiático está trabajando sistemáticamente en arreglarlos.”Para Occidente es vital reconocer los impresionantes logros de China con el fin de aprender del país asiático a usar y desarrollar esquemas similares de crecimiento positivo y equidad en su territorio. La cooperación entre China y EEUU es importante para promover la paz y la justicia en Asia”, concluye.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios